13 mar. 2010

Una novia trofeo nunca se despeina

Publicado por Vivian Gil-Ro en 0:16

Los hombres … seres maravillosos para algunas mujeres, quienes encontraron su príncipe azul y formaron un hogar “envidiable” ¿Y para las demás? Son los tipos que nos sacan del verano, para los que eres una más de la lista, o lo peor en mi opinión, para los que eres la novia trofeo.

Y digo que para mí es lo peor porque si te acuestas con un tipo sabes que es sexo una vez y ya, cuando sales con un hombre sin ningún compromiso, tienes claro que lo más probable es que existan otras (y hombres, créanme, también pueden haber otros), pero ser una novia trofeo es tener que estar a la sombra de un hombre exitoso, que lo tiene todo y lo único que necesita para completar el cuadro es demostrar que tiene una pareja tan inteligente como él, pero la cual nunca podrá opinar.

En mi última relación seria yo era ese tipo de novia, por lo tanto cualquier cosa que fuera contra la forma tradicionalista de pensar de él (y por supuesto, de su familia) era eliminada inmediatamente con un milisegundo de mal genio que lograba intimidarme; normalmente no me caracterizo por ser una mujer que permite a un hombre limitar sus metas y sueños, sino que al contrario, necesita que este sea un apoyo para cumplirlos. Un año completo logró un hombre limitar mis opiniones y conseguir que yo hiciera lo que a él le convenía.

Él viene de una familia tradicional bogotana, llena de senadores, generales, mayores del ejército y hombres completamente destacados en sus respectivos campos de trabajo los cuales, por supuesto, estaban casados con mujeres igualmente inteligentes, pero dedicadas sobre cualquier cosa a llevar esa vida que a mi modo de ver es bastante hipócrita. Desde mi punto de vista son matrimonios de por vida que a la vista de los demás son perfectos, pero que si seguramente pudiéramos ver desde adentro, encontraríamos los mil y un problemas de parejas que conviven por el qué dirán.

De pronto, de la nada, en ese círculo social aparecí yo, una mujer con un matrimonio fallido, que le encanta salir de rumba, cuando está en confianza beber y bailar hasta decir basta, que le gustan las cosas sencillas y que a pesar de a veces querer llevar una vida glamurosa, también le gusta vivir despeinada la mayor parte del tiempo; y ahí era donde surgían los problemas, una novia trofeo nunca se despeina. Debo confesar que mi feliz noviazgo duró aproximadamente cuatro meses, cuando el romance terminó y él sacó a relucir lo poco que le gustaban mis opiniones y me callaba con su manera particular; realmente puedo dar fe de que el amor es ciego, porque en ese momento yo ya estaba enamorada y no logré ver hasta ocho meses después, cuando comencé a extrañar lo bello que me resultaba el noviazgo al principio de la relación y me aburrí de no poder decidir sin antes consultarle a él.

Mi noviazgo terminó hace más de dos meses y aún tengo pendientes con él (de dinero, debo aclarar) y es la hora que aún discutimos porque yo no hago lo que él quiere, a pesar de no tener ningún tipo de relación. Él aún cree que seré la madre de sus hijos y la esposa que lo esperará sonriente después de días de ausencia debido a sus viajes.

Después de leer esto ustedes dirán que perdí un año de mi vida, pero créanme que no, soy feliz por haber tenido este tipo de relación, me pude dar cuenta que definitivamente tener un novio con dinero no implica una relación feliz; que cuando un hombre promete mucho, no cumple nada; que a mi lado necesito un hombre que me respete, que respete mis opiniones y me apoye en mis proyectos; pero sobre todo, me di cuenta que necesito un hombre que se despeine conmigo.

2 comentarios:

Kuroko on 13 de marzo de 2010, 0:36 dijo...

Sensaciones agridulces después de leer.. Pero me gustó y ten por seguro que por acá estaré leyendo desde el 1er post..

Buen día para ti... XD

Marmota on 13 de marzo de 2010, 12:19 dijo...

Muy casualmente (si es que las casualidades existen) anoche estaba hablando con una amiga que está enamorada de un personaje que, tras mucho tiempo, no sabe si quiere algo con ella o no. Ella ha sacrificado muchas cosas de sí misma para lograr establecer una relación con él. Lo que le decía es lo que tú expones hoy aquí: no hay que perder la esencia para tener algo con otra persona. Ese tipo de relaciones no te llevan a ningún lado. Qué buen post. Me encanta. Gracias por volver a escribir

Déjame tu comentario

Déjame tu comentario
 

Hijas Del Atardecer Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare