2 dic. 2010

Mi felicidad

Publicado por Vivian Gil-Ro en 21:45

Caminan rápido con un paraguas en la mano y el celular en la otra, hacen mala cara y piensan que los que están al lado los van a robar; van rápido buscando sus carros, un taxi desocupado o un bus que los lleve a sus casas, van pensando en sus múltiples problemas familiares y laborales y en la falta de dinero. No se dan cuenta de la nube amenazante que cubre los cerros de la ciudad, no se dan cuenta que el árbol bajo el que pasan a diario dio frutos y comienzan a caer de las ramas y mucho menos ven el niño que les sonríe desde el bus que para a recoger pasajeros en el semáforo.

Y entre tanta gente que parece correr en vez de caminar voy yo, escuchando música a todo volumen y moviendo los labios al ritmo de la música, no soy capaz de cantar porque cuando se me sale alguna estrofa a viva voz la gente me mira raro, como si estuviera loca, pero no lo estoy, solo voy feliz; voy mirando las nubes y tratando de encontrar figuras en ellas, paro y tomo una foto de los cerros nublados y pienso que no tengo paraguas y que espero no llueva antes de llegar a mi destino (cosa que no ha sucedido últimamente y llego completamente lavada a mi casa), veo que el árbol dio frutos y pienso si se verá mal intentar coger una fruta, pero desisto, huelo los pinos y los eucaliptos que están en el camino y lamento que el humo que sale de los carros no me permita disfrutarlos al máximo y tenga que usar el inhalador porque mis pulmones no dan más. Me subo un poco el ruedo del jean para que no se ensucie porque me meto por todos los charcos y no me importa, muevo mi mano saludando al niño que me sonríe desde el bus y así se que lo hago un poquito feliz, y voy pensando nuevas maneras de innovar en mi negocio, nuevos productos que ofrecer.

No voy frunciendo el ceño porque desde hace unos años decidí dejar a un lado al jefe que no me respetaba y me gritaba groserías aunque el error no fuera mío, pues no tenía una mejor manera para dirigirse a los demás; decidí liberarme de un empleo que aunque me daba un sueldo fijo, me hacía llorar cada noche por el estrés que me generaba. Ellos siguen intentando surgir trabajando para otros, yo decidí trabajar para mi, tener un sueño y como dice un amigo: “hacer patria”, porque no quiero solo hacer dinero, ¿para qué?, ¿acaso el dinero da la felicidad?, quiero dar empleo, quiero dar trabajo a esas madres que crían solas a sus hijos y a esos minusválidos que por su condición les cierran las puertas; quiero demostrar que un empleado feliz, que no tiene problemas en su trabajo, soluciona mejor los de su casa y logra oler el aroma que sale de los árboles que hay en su camino.

¿Idealista?, tal vez, pero me gusta, me gusta levantarme cada día a trabajar por un sueño que tarde o temprano sé que voy a cumplir, porque me hace feliz saber que en un futuro puedo hacer feliz a los demás, y agradezco poder hacerlo porque tengo una familia que me apoya, que me permite ser feliz y buscar los sueños.

Así que aquí voy, radiante caminando por la ciudad que amo, recordando las cosas que me hacen dichosa como la risa de mi hermana y mi mamá en el cuarto del lado, esa risa que mi papá acallaba con un regaño y que ahora, que estamos las tres solas, sale en cualquier momento logrando contagiar a los demás aunque no sepan la razón; voy recordando que estoy haciendo lo que me gusta, y aunque más tarde que los demás, por fin descubrí qué es lo que quiero; voy pensando que ya puedo hacer con mi vida lo que desee y no lo que los demás decidan, que ahora voy por el camino que anhelo, y que mis sueños, mis metas, tarde o temprano las voy a lograr.

4 comentarios:

scastanedac on 3 de diciembre de 2010, 16:33 dijo...

Excelente¡. Me has dejado sin aliento al leer tus lineas. Logré ver al niño reir, disfrutar el aroma del eucalipto, entender porque somos egresadas de La E.A.N(todo tiene una razón, nada es casualidad). Y tu misión de vida es maravillosa, quiero desde el fondo de mi corazón darte las gracias porque has dejado de ser espectadora en la vida para convertirte en protagonista de un cambio social, que ilumina e isnpira...Gracias, infinitas gracias por el ejemplo de vida que éres. Te has transformado através del otro pero de la manera más honesta, através de LA ACCCIÓN. Un abrazos ...Ingeniera...tu camino y tu paso me ilumina e inspira, eres geminis que comunica y que sorprende :)

Vivian Gil-Ro on 4 de diciembre de 2010, 8:25 dijo...

Sandra, gracias por leerme, pero sobre todo por esas maravillosas palabras que creo no merezco. Solo trato, como me dice Ivan: "de hacer patria" :P Espero que lo logre.

Chlewey on 6 de diciembre de 2010, 18:40 dijo...

Ya dí mi primer paso: dejé (o me dejaron) mi empleo... pero estoy en mora del segundo.

Me alegra que te esté funcionando.

Vivian Gil-Ro on 7 de diciembre de 2010, 12:52 dijo...

Carlos, espero que la segunda parte se te presente muy pronto. Gracias por leerme.

Déjame tu comentario

Déjame tu comentario
 

Hijas Del Atardecer Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare