27 may. 2012

Menos de dos segundos

Publicado por Vivian Gil-Ro en 7:23
Ella subió al transporte público que suele usar, quería llegar pronto a su casa pero el viaje era bastante largo así que subió el volumen a la música que escuchaba y miró por la ventana como le gustaba hacer, siempre miraba a la gente en la calle, los pájaros volando, los pocos árboles que habían en el camino, al paisaje en general le encantaba contemplarlo.

De pronto sintió un impulso de mirar hacia el frente, dentro del bus, nunca sabrá porqué a veces la gente tiene la necesidad de mirar hacía otro lugar pero es una reacción tan rápida que no le da tiempo de pensarlo. Al girar su cabeza se encontró de frente con unos ojos que la miraban, no sabía hace cuánto tiempo lo estaban haciendo pero no le disgustó, era una de esas miradas que siempre le llamarían la atención.

Él, inmediatamente se dió cuenta de que ella había descubierto cómo la miraba, giró la cara y miró por la ventana, sus ojos se miraron por menos de dos segundos pero les pareció una eternidad, de esos momentos que hubieran querido que no terminaran. Ella quiso sonreirle pero fue incapaz de hacerlo, lo miró rápidamente y se dió cuenta que tenía una linda piel y aunque no era atractivo era un hombre que podría llegar a atraerle, ¿cómo piensa uno en todo eso en menos de dos segundos? Volvió a mirar por la ventana.

Durante el viaje sentía cómo él la miraba, y realmente le gustaba, pero no era capaz de volver a mirarlo a los ojos, lo veía por lo que muchos llaman "el rabillo del ojo", y se sentía atractiva, ¿por qué otra razón un hombre que realmente no estaba nada mal iba a mirarla con tanta insistencia?, cuando se daba cuenta que él ya no la estaba mirando ella lo miraba, lo detallaba, sí tenía una linda piel para un hombre de su edad, tal vez tenía 30 o 32 años, no sabía bien, ¿y si le sonreía? no, le enseñaron a no hablar con extraños en la calle y por eso cuando sus miradas volvieron a cruzarse ella no movió un solo músculo de su cara, lo que él interpretó como un rechazo, claro, ¿cómo una mujer con esos bellos y grandes ojos azules, con ese cabello rizado que lo enloquecía iba a estar interesada en él? Decidió no mirarla más.

Así ellos siguieron mirando por la ventana, él tratando de concentrarse en el paisaje, ella revisando constantemente con "el rabillo del ojo" y constatando que él no volvió a mirarla más. ¡Lo sabía, debió sonreirle! 

Después de un buen tiempo pensando en cómo comportarse decidió volver a mirarlo y esta vez hacerle una señal de aprobación, pero cuando miró al frente había una mujer sentada en la silla que él ocupaba, ¿por cuánto tiempo había dejado de mirarlo que se había ido? ¿en dónde estaba? miró rápidamente de nuevo por la ventana y lo vió bajándose del bus, él la buscó por última vez, ella en su búsqueda desesperada volvió a sostenerle la mirada por dos segundos, el bus arrancó y jamás volvieron a verse.

Ella lo recuerda de vez en cuando, él siguió con su vida pensando en aquel cabello rizado.

Imágen tomada de: http://rastrauskas.blogspot.com


2 comentarios:

beauty reviews on 28 de mayo de 2012, 18:48 dijo...

uf linda historia!

Vivian Gil-Ro on 28 de mayo de 2012, 20:54 dijo...

Muchas gracias, me alegra que te gustara y gracias por dejarme tu comentario. Besos :)

Déjame tu comentario

Déjame tu comentario
 

Hijas Del Atardecer Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare