19 abr. 2010

El día en que el mundo se me vuelve borroso

Publicado por Vivian Gil-Ro en 12:51

Para los que no sepan, me detectaron miopía desde los 12 años, y uso lentes de contacto desde los 14 porque nunca pude acostumbrarme a las gafas, me producen migraña y dolor en el hueso temporal (que realmente son dos). Mi miopía ha aumentado tanto que lo primero que debo hacer al despertarme es ponerme los lentes, y lo último antes de dormirme es quitármelos; además, la operación que tendrían que hacerme no es la típica de un punto con laser en el ojo y ya, es algo más complicado que me explicó la doctora en mi última cita con dibujo y todo, y voy a ser sincera, me da pánico hacerme. Por eso, seguiré usando lentes hasta que me vuelva una mujer más valiente.

Una vez al año, mis ojos se rebelan contra el uso y abuso que le doy a los lentes y los rechazan completamente sin importarles el día de la semana que sea (cuando trabajaba en oficina era terrible, porque mi jefe no entendía que sin lentes, no podía llegar a la puerta de mi casa ni siquiera). Pues el sábado pasado en la noche, estaba en mi casa viendo una película y ya al final de esta sentí un dolor en el ojo derecho el cual también comenzó a arderme mucho, así que me quité los lentes y me eché las gotas que uso cada noche y que me hacen pensar las mil y un groserías, porque arden demasiado (tienen uchuva y miel, si, esas, las conocidas gotas angelita); me volví a poner los lentes luego de un rato, pero mi ojo derecho continuó con su rebeldía y tuve que terminar de twittear esa noche cual tuerta, como se los hice saber a mis amigos twitteros (http://twitter.com/viviangilro/status/12371136533).

Al otro día, mi ojo era un mar de lágrimas, lloraba solo y el dolor no permitía que usara lentes, así que resignada decidí descansar el domingo de mis segundos ojos. El problema es que los primeros no me sirven mucho, así que todo el día escuché History Channel para obviar los chistes con imágenes que suelen dar en mis series favoritas, me llevaron el desayuno a la cama (un minitamal) y aunque me encanta eso tiene algo con el que lo preparan y que, para mí, no se come, y como yo no alcanzaba a ver bien qué estaba comiendo, a la boca eso fue a dar (nada agradable el sabor); tender mi cama fue toda una labor de inteligencia, pues soy super cansona con eso y no me gusta que queden arrugas en las sábanas ni en las cobijas, bien complicado dejarlas templadas viendo todo borroso. Luego el baño, otra odisea completa (aunque para que supieran lo que esto es, tendrían que conocer la distribución de mi casa), así que mi día pasó en la cama durmiendo casi todo el tiempo para no esforzar mucho los ojos y no aumentar mi dolor de cabeza.

Tenía que ser la enfermera de mi hermana y fui la peor, ni siquiera podía asomarme a su cuarto para mirar cómo seguía, pues no alcanzaba a ver si ella estaba dormida o despierta. La hora del almuerzo fue otra cosa bastante complicada pues tuve que pasar a donde mis abuelitos (queda al lado), gracias a Dios me conozco el camino de memoria, porque créanme, soy tan miope que no veo los escalones para entrar a esa casa.

Después de este día tan improductivo, amanecí hoy con ardor en ambos ojos, pero por lo menos con la posibilidad de ponerme los lentes. Es en días como el de ayer que admiro tanto a las personas invidentes, yo no podría hacer todo lo que ellos hacen, mis días borrosos son perdidos para mí, porque no fui capaz ni de darle de comer a los peces. Espero que pronto logre superar mi miedo y dejarme operar, para no volver a tener estos días, que lo único que me dejan es una gran admiración por las personas que no tienen vista.


2 comentarios:

KAZVEL on 20 de abril de 2010, 0:07 dijo...

Bueno, yo empeze a usar lentes desde los 7 años, mi caso creo que no es tan severo como el tuyo, sin embargo si puedo comentar que a los invidentes se les tiene lastima, pero a las personas con debilidad visual, al menos en la niñez debemos soportar cualquier cantidad de vejaciones, recuerdo que me decian cuatro ojos, por aquello de las gafas, al principio me ponia triste, despues me daba rabia, al final transforme mi desventaja en ventaja al comprender que si en verdad tenia cuatro ojos, entonces podia ver mas que los demas y empeze a descubrir detalles y a fijar mejor mi atencion en todo.
Por ahi lei que mencionan que lo que perdemos o de lo que carecemos es lo que mas ansiamos, por eso, a los que tenemos que usar por necesidad un par de lentes, del modelo que sea, la vision 20/20 es como el paraiso prometido y siempre negado.
Espero que entiendas que el valor esta a la vuelta de la esquina, ahi donde venden la coca cola, si tienes solucion animate, alguien muy especial para mi me dijo hoy que no se consigue un pollo si no se arriesga un huevo, asi que adelante y presumanos que ha alcanzado el paraiso cercano al 20/20.

VIVIANGILRO on 24 de abril de 2010, 6:39 dijo...

Gracias por tu comentario, me encantó. Si, tienes razón, debería arriesgarme. Espero poder hacerlo pronto. =)

Déjame tu comentario

Déjame tu comentario
 

Hijas Del Atardecer Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare